Estrellas Variables

El brillo aumenta y disminuye

Ecos de luz iluminan el polvo alrededor de la estrella variable V838 Monocerotis
imagen: NASA and The Hubble Heritage Team (AURA/STScI)

La mayoría de las estrellas tiene un brillo constante, es decir, su magnitud aparente es la misma tanto si la observamos hoy como si lo hacemos dentro de 2 días o de 50 años por ejemplo. Sin embargo existen estrellas cuyo brillo cambia periódicamente. Su brillo va creciendo poco a poco hasta alcanzar un máximo y a partir de ahí empieza a disminuir hasta llegar a su mínimo brillo, momento en que se vuelve a iniciar de nuevo todo el ciclo. Se las conoce como estrellas variables.

Las más conocidas son las cefeidas, llamadas así por la estrella delta de Cefeo que es su representante más característica. Las cefeidas varían de brillo en un periodo de tiempo que va desde los 2 días para las cefeidas con un período más corto hasta los 50 días en que dura el ciclo en una cefeida de periodo largo. Durante ese tiempo su magnitud puede llegar a variar hasta en 2 magnitudes.

Lo más notable de las estrellas variables es que pueden ser utilizadas para calcular distancias. Se descubrió que las estrellas variables con un mismo período tenían también la misma luminosidad, lo que permitió establecer una relación entre el período de una estrella variable y su luminosidad. Con esta información es posible conocer la distancia a la que se encuentran. Así, en su día, a partir de la observación de cefeidas pudo calcularse la distancia a la Nubes de Magallanes y a la galaxia de Andrómeda. Desde entonces este ha sido un método muy utilizado por los astrónomos para medir distancias.

Comentarios